A Rage 2 le falta el Rage

Rage 2 es un juego de mundo abierto, publicado por Bethesda y desarollado por Avalance, creadores de Just Cause, y id Software, de Doom. Rage 2 parece como el bebé punk de estos dos juegos: un título de mundo abierto, con shooting intenso, y lleno de rosa neón. En papel… suena bien, ¿no?

El shooting de Rage 2

Entre las mejores cosas de Rage 2 (o quizá la única buena) está el shooting. Se siente bien, sólido y tienes una buena variedad de armas y poderes mágicos. De hecho, en ocasiones me sentía como en Mass Effect al lanzar a los mutantes hacia atrás con mis poderes bióticos de nanotritos.

Los poderes te permitirán cosas básicas como ser muy veloz o saltar más alto, pero también puedes crear vórtices de gravedad alrededor de los enemigos, caerles encima, colocar una barrera, etc. Sin duda son la parte más divertida del juego.

Además de los poderes hay un modo “overdrive” que se carga después de que has matado suficientes enemigos y hace que vayas mucho más rápido, te regenera energía de vida y hace que tus ataques sean más destructivos. Es increíble ir corriendo por ahí en overdrive, matando a todos sin preocuparte de los balazos que recibes. Ésto, combinando con los poderes, hacen que el combate sea rápido y brutal.

Uff. En verdad pienso en los momentos más intensos (unos nidos en los que matas hordas de mutantes) y me emociono y quiero matar más.

Sin embargo…

…eso es casi todo lo que el juego hace bien. No voy a decir que es un pésimo título, pero sí más bien regular bordeando en mediocre en algunos aspectos.

Creo que el juego pudo haberse favorecido de no ser uno de mundo abierto. El mapa tiene pocas cosas que hacer y las que tiene (más allá de las misiones de historia) son súper repetitivas.

“Pero vamos, cat, todos los juegos de mundo abierto son así.”

“No, éste es peor. “

El problema es que los lugares de las misiones extra son muy parecidos entre sí. Quizá no idénticos, pero demasiado similares, así que se vuelve aburrido.

La historia de Rage 2 y otras cosas

La historia tampoco es particularmente brillante y tiene algunos de los peores diálogos que he escuchado en un juego, aunque, confieso con algunas de sus bromas tontas sí me reí.

En general, el juego intenta ser único y diferente, pero sólo acaba siendo cringey. Y la historia es corta. Muy corta. Yo sé que rara vez jugamos los juegos de mundo abierto para terminar la historia central, pero tristemente las misiones de historia son de las pocas que están verdaderamente entretenidas.

Ahora bien, el juego tiene otro elemento de combate sobre vehículos que… francamente no funciona nada bien. Siempre que intenté luchar encima de mi auto, la cámara enloquecía y no me dejaba ver hacia dónde estaba disparando, ni apuntar bien. Lo dejé pasar.

Finalmente, los gráficos no son tampoco muy agraciados. Tampoco son feos, pero pues meh. Funcionan. Creo que lo más bonito del mapa son sus atardeceres y sus toques de neón en la carretera.

Ahhh y el mapa. El mapa, como los lugares donde hay misiones, es bastante repetitivo. Sí hay lugares más o menos distintos, pero 3 de ellos son desérticos, por lo que terminan pareciéndose. Hay uno que es más pantanoso que sí se ve radicalmente distinto. Más allá de eso, creo que es difícil encontrar misiones aleatorias, y aún cuando las encuentras, son súper cortas. Quisiera en verdad que hubiera más nidos de mutantes o cosas así, en lugar de tantos bosses robóticos aburridos (a los que matas disparándoles en un sólo lugar repetidamente).

Al final

Si te llama la atención, te diría que esperes a que esté en descuento. Como les decía, el juego cumple con el shooting y esa parte es genuinamente divertida. Lo demás… no tanto.

Acá pueden ver gameplay de Rage 2.

PUEDES LEER OTRAS RESEÑAS ACÁ.