El peor pecado de Anno 1800 es su nombre

Me gustan los juegos en los que eres como un dios. Cosas como Frostpunk o SimCity, o Los Sims, o ya saben Rollercoaster Tycoon, o hasta el mismo Fallout Shelter.

Por eso, cuando Ubisoft anunció Anno 1800 yo ya estaba lista para que me gustara, y ahora después de jugarlo, les contaré que no sólo no me decepcionó, sino que me hizo enamorarme de él.

De qué se trata Anno 1800

El juego está situado en la Era Industrial en un país europeo (yo asumo que es Reino Unido). Como tal, creas una ciudad en donde tus trabajadores puedan ser felices y tengan todas sus necesidades y lujos cubiertos. Entre ellos, por ejemplo está el hecho de proveerles ron o cerveza.

Son tan felices que hicieron un festival de cerveza.

Mientras más juegues, las necesidades de tu gente irán evolucionando. Así que tendrás que ser buena planeando una ciudad que sea funcional, bella, preparando defensas y comerciando con otros personajes.

En la campaña, eres una persona de una clase alta del viejo mundo y debes volver a casa porque tu padre murió. Lo malo es que murió como un traidor a la reina. Así que tomas lo que quedó de las ganancias de tu padre y te asientas en una nueva isla. Aquí, debes hacer dinero para satisfacer a tu tío malvado que cree que le debes dinero, además de hacer negocios, prosperar e intentar limpiar el nombre de tu padre.

Cómo se juega

vEn este título, hay que crear una ciudad y básicamente lograr que sea tan eficiente para que todos sus habitantes sean felices. En la campaña también hay algunos otros objetivos que vencer, por ejemplo vender barcos a la Reina o montar una colonia en el Nuevo Mundo.

Además, en la campaña hay AIs que pueden volverse tus aliados o tus enemigos. Siempre puedes ser diplomático y hacer tratados de paz y comerciar, o bien, puedes tomar otras regiones por la fuerza y crecer de ese modo tu imperio.

También tiene un modo multiplayer en donde juegas con hasta 4 personas en línea y puedes, dependiendo de cómo quieras jugar, elegir si comenzar el juego con alianzas establecidas, hacerlas mientras avanza el juego o simplemente que no puedan hacerse alianzas. Además, puedes ganar de manera colaborativa o independientemente.

Más allá del multiplayer y la campaña, el juego contiene también un modo sandbox, que básicamente te permite crear tu ciudad como tu quieras sin preocuparte de seguir misiones.

Por qué es genial

Éste es de estos títulos que succionan horas. Es como un hoyo negro (🙃) y lo logra gracias a la cantidad inmensa de posibilidades que tiene.

Si bien la campaña te lleva un poco de la mano, el juego en realidad te deja explorarlo tú solo y aprender a jugarlo.

Ahora hay un teatro =)

Esto puede ser bueno o malo. Porque, por ejemplo para aprender a hacer rutas de comercio tuve que dar muchos missclicks, perder dinero, hasta finalmente lograr un buen balance. Otro ejemplo, ya que llegas al Nuevo Mundo hay un botón para enviar barcos hacia allá que yo nada más no había visto. Así que cuando alguien vino a atacarme a mi pequeña isla y a mi único barco no tuve forma de defenderme. Bueno y malo.

Aunque eso es sólo una parte. La parte de construir la ciudad puede ser tan minuciosa como tú lo quieras. Puedes pasar mucho tiempo planeándola y viendo la mejor manera de colocar una granja o fábrica, o también dónde quedaría bien un parque o un monumento conmemorativo.

Es una de las partes que más disfruto. Si bien, usualmente la ves desde arriba (como a una pequeña ciudad de hormigas) puedes acercarte y ver lo que tus ciudadanos hacen con los edificios que les diste. La zona del mercado y la cantina siempre se verán muy animados y llenos de vida, o los escucharás decir cosas aleatorias.

Al principio el juego puede parecer muy abrumador pero en realidad, puedes llevártelo a tu paso. Aprender poco a poco y armar tu ciudad como la quieras.

OMG, ¡finalmente una ciudad!

Aunque sí, si no eres de fijarte en detalles, quizá este juego no sea para ti. Mucho de él, sobre todo al inicio se trata de mantener felices a tus ciudadanos con todas sus necesidades cubiertas. Sin embargo, poco a poco eso va cobrando menos importancia y puedes enfocarte en… ¡lo que tú quieras! ¿Quieres tener la ciudad más grande, cultural e increíble del mundo? Puedes. ¿Quieres ser un grande militar? Puedes. ¿Quieres conquistar todo el nuevo mundo? Puedes. ¿Quieres ir en expediciones, matar piratas y encontrar animales para tu zoológico? También puedes.

Como verán el juego es inmenso y deja su jugador hacer lo que sea.

Otro aspecto negativo es que, aún cuando es menos importante, debes seguir vigilando las partes más minuciosas.

Ahora que, si eres fan de la Era Industrial y la estética Victoriana como yo, lo vas a disfrutar millones. Quizá su más grande problema es ese nombre horrible, pero hey, que su más grande problema sea su nombre dice mucho de la calidad del juego.

Una advertencia

Lo que sí, es un juego pesado para la computadora y claro sólo está disponible en PC. Al inicio cuando tienes unas casuchas y un barco, el juego corre perfecto (mi compu tiene una Nvidia Geforce GTX 1050 y procesador Corei7). Sin embargo, mientras más crece tu ciudad, más trabajo le cuesta. No puedo decir que ahora va mal el juego, pero sí se siente un poco más lento.

En resumen, sí creo que necesitas una compu chida, pero vale la pena, y sino lo lo creen todavía, les enseño mi rancho de alpacas.

Acá les dejo más gameplay de Anno 1800:

Si quieren leer más reseñas, pueden hacerlo aquí.