Después de jugar la nueva expansión de Assassini’s Creed Valhalla, Ira de los Druidas , sigo pensando que no necesitaba una expansión. Estamos hablando de un juego de 80+ horas sólo de historia, y a eso agrégale otras 6 horas de expansión. No sé si Valhalla de para tanto.

La historia de La Ira de los Druidas

Todo comienza cuando Eivor recibe una vista de una mujer misteriosa que dice que el Rey de Dublín quiere verla. Eivor está muy confundida porque está segura de que no conoces a nadie en Irlanda, y mucho menos al Rey de Dublín. Pero luego de leer una carta de esta mensajera, se da cuenta de que se trata de uno de sus primos, al que la ha ido bien en la vida y es ahora rey de la ciudad.

Por lo tanto Eivor decide ir a visitarlo y ver qué es lo que quiere.

La Ira de los Druidas
El mapa de Irlanda.

Luego de una cut-scene, llegas a Irlanda, una región completamente nueva que explorar.

Ahí encuentras a tu primo, que en efecto es el rey, y que necesita tu ayuda para asegurar su trono. Esto porque el Rey Flann (sí, Flan) no está del todo convencido de tener un vikingo como rey de Dublín. El Rey Flann está buscando unificar Irlanda bajo su gobierno.

La Ira de los Druidas
El modo foto sigue siendo espectacular.

¿Pero por qué se llama Ira de los Druidas? Bueno, porque uno de los grupos que se oponen al Rey Flann son los Druidas. Específicamente un grupo de Druidas que son, básicamente, terroristas. O al menos así les dirá el Rey Flann colonizador. Estos Druidas forman parte de una Orden, como suele suceder con los villanos en AC.

Pero para representar a los Druidas “buenos” tendrás a una nueva waifu. A Cira, poeta pelirroja y druida, que está buscando colaborar con el Rey Flann para conservar las costumbres de su gente (preguntémosle al a historia qué tan bien resultó eso). Buenas noticias, te puedes ligar a Cira.

¿Están viendo a dónde va esto? Sí, la expansión de Valhalla te pedirá hacer básicamente lo mismo que Valhalla, pero en chiquito, en otra región.

Cómo se juega

Si jugaste Valhalla, que asumo hiciste porque ésta es la expansión, se juega exactamente igual. Tendrás una nueva región qué explorar, cumpliendo misiones, escuchando las historias de la gente (principalmente de tu primo) y abriendo cofres para obtener recursos.

Con el agregado de que ahora hay un nuevo tipo de enemigos, los susodichos Druidas. Que tienen un humito mágico que los hacen super fuertes, así que incluso si tengas buen nivel, si te agarran de varios sí pueden destruirte.

Los odié. Especialmente a los hombres lobo que pueden matarte de un solo golpe. Pero bueno, si buscabas más variedad en los enemigos, aquí hay algunos más. También aumenta la dificultad de algunos encuentros, lo que hace que valga algo la armadura que obtienes.

Dónde están mis micro-historias

Como saben, uno de los aspectos que más me gustaron de Valhalla, fue el hecho de que hay “encuentros”. Literalmente micro-historias tipo slice of life que te topas de repente en el mapa. Por ejemplo, que encuentres a dos hermanos discutiendo porque quieren ser soldados y tú les ayudas o no, y que en general eran muy graciosos.

En esta expansión no hay de eso. Al menos no que yo me encontrara por accidente. Los únicos Misterios que encontré fueron altares que te dan puntos de vida, o retos de combate. Y pues están bien, pero yo quería más de esas micro-historias graciosas que tanto me gustaron en Valhalla.

Fortalece el comercio de Irlanda

Una nueva función del juego es la de tener puestos comerciales que te dan recursos para comprar objetos. Los objetos que puedes comprar están bastante buenos, ya que incluyen armaduras completas, personalización de tu aldea y personalización de tu barco. De las cosas que nos gustan, pues, especialmente las armaduras.

Sin embargo, juntar estos objetos no tiene mucho chiste. Básicamente con que vayas a los distintos puestos comerciales, cumplas una misión y los dejes ser, te darán recursos. Puedes ir a hacer otra cosa, y al cabo de unos minutos juntarás suficiente para comprar cosas.

La verdad no es algo que sufrí, pero tampoco disfruté particularmente. Sólo disfruté tener recompensas y armaduras fáciles, sin tener que ir a cazarlas a cofres recónditos.

¿Vale la pena La Ira de Los Druidas?

Miren, no voy a decir que me la pasé mal. De hecho, aunque al inició me costó clavarme, después de un rato lo empecé a disfrutar bastante. Eivor sigue siendo muy guapa, la waifu también lo era, el paisaje estaba hermoso y explorar siempre será una de mis cosas favoritas.

La Ira de los Druidas
La waifu.

Pero por otro lado, tampoco hubiera pasado mucho si no lo hubiera jugado. A lo que voy es que no es contenido esencial que debes de jugar. Sólo si te quedaste con muchísimas, así muchísimas, ganas de más Valhalla te lo recomendaría. Pero Valhalla es de por sí un juego larguísimo, así que no sé si haya mucha gente que muera por más contenido de él.

Eso sí, las armaduras les quedaron guapísimas. Mis respetos a todos los diseñadores de ropa en Ubi.

Bueno, y otra cosa. Aunque supuestamente es el “héroe”, de algún modo Eivor logra encontrase del lado del opresor y no del oprimido. Este Rey Flann es un pelmazo cristiano que desprecia a los paganos, y ¿se supone que lo ayude? Al final no es tan pelmazo como creí, pero de cualquier manera no me quedo muy satisfecha con mi papel de héroe.

El temido aspecto técnico

En general el rendimiento es igual que el juego base, sin mucha diferencia. Aunque ésta vez noté más bajones de cuadros por segundo repentinos, así que como algunos bugs raros en el que de repente Eivor aparecía en un lugar un poco distinto al que debía si te bajabas del caballo, o saltabas de un lugar alto, por ejemplo.

Nada demasiado grave, y que no debería afectar tu decisión si quieres jugarlo o no.

El paisaje nunca decepciona.

Más Valhalla, pero no esencial

Por lo tanto, aunque Ira de los Druidas tiene una región muy agradable a la vista, y la historia de tu primo el Rey de Dublín no es aburrida, al final no es contenido esencial. Si no lo compras o no lo juegas, no sentirás que te perdiste una parte importantísima de la saga de Assassin’s Creed. Eso sí, sí te quedaste con más ganas de Valhalla, Ira de los Druidas hace un buen trabajo en darte más de lo mismo con algunos giros y más armaduras. Si de verdad mueres por seguir siendo un vikingo, entonces esta expansión es para ti.

Acá puedes leer la reseña completa de Assassin’s Creed Valhalla.

Lo mejor según Apolo

  • ¡Muchas más armaduras! Mi parte favorita es vestirme, así que esto está increíble. Cada una cambia de aspecto cuando la actualizas, además.
  • Irlanda es un lugar muy bonito. Me gustaron sus puentes en forma de arco y todas sus paredes de roca.
  • La waifu me cae bien, es muy linda y además su historia es interesante.
  • La atmósfera, como siempre, está muy bien cuidada.

Lo peor según Shepi

  • ¡Otra vez es más de lo mismo! Sólo es jugar el mismo juego en un mapa distinto.
  • Sentí que yo era el villano opresor. Excelente.
  • Los Druidas como enemigos están super rotos cuando sacan su humito. Los odié.
  • ¡¿25 dólares?! Mejor dame una cachetada.

Assassin’s Creed Valhalla La Ira de los Dioses ya está disponible para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X y PC. Necesitas el juego base para poder jugar. Ésta reseña pertenece a la versión de PS5.