Bad North es un juego relajado de estrategia

El norte es un lugar inhóspito, lleno de islas y vikingos malvados. Tú tienes que defender a los habitantes de las islas de sus hordas de atacantes. De eso se trata Bad North.

Indie con estrategia

Este título, que ya está disponible en PC, Switch, PS4 y Xbox One, fue desarrollado por un estudio de 3 personas de Suecia, quienes trabajaron en empresas como Ubisoft y juegos como Little Big Planet.

En él tomas control de un comandante que tiene a un pequeño ejército, con el que debes defender islas. Miles de islas, hechas con generación procedural.

Cada una tiene una forma distinta, montañas, árboles, y casas. Así, hay infinidad de posibilidades acerca de cómo defender un lugar. Quizá algunos se presten más para que los defiendas con arqueros u otros con combate cuerpo a cuerpo. Para triunfar, tienes que poner atención al terreno y cómo lo aprovechas con tus tropas.

A cada isla la atacarán hordas de tropas, que tienen diferentes habilidades. Algunos son muy fuertes y con mucha vida, otras son más carne de cañón, pero vienen en multitudes, y otros más atacan con rango o tienen escudos que evitan tus flechas. También será clave que descubras la mejor forma de enfrentarte a ellos, porque no siempre triunfarás si sólo te les pones enfrente y rezas.

Ya que vences en una isla, te darán dinero y podrás avanzar a la que sigue. Hay distintos caminos a elegir y cada uno podría llevarte a cosas nuevas: ya sea encontrar a otros comandantes para que te ayuden en tu lucha o artículos para equiparte.

Oh capitán, mi capitán

Al principio estarás solo y tus soldados serán unos debiluchos, con escudos y espadas ahí medio chafas. Sin embargo conforme avanzas en las islas, también puedes subir de nivel a tu comandante.

El dinero que te dan al final de cada isla, tendrás que asignarlo a un comandante. También aquí recaerá un poco la estrategia. Puedes darle prioridad a tus lanzas sobre tus espachines, o a tus arqueros. Sin embargo, darle todo el dinero a uno puede resultar contraproducente, ya que el juego tiene perma-death.

Como les contaba, cada comandante tiene un grupo de soldados y tú puedes usar hasta 4 comandantes en un isla, pero y dependiendo tu suerte, podrás recolectar a varios más. Yo logré tener hasta 8. Si tus soldados mueren en batalla, puedes revivirlos en las casitas (de cada isla) y después de cada nivel se regenerarán automáticamente. Sin embargo… si tu comandante muere en la isla, entonces estará muerto por siempre. Con todos tus items y upgrades. Es devastador.

Hombres de acción

Los upgrades que les puedes dar a tus comandantes son de 3 tipos: items, armas y poderes especiales. Cada clase: arqueros, lanceros y espachines tiene un poder especial.  Los arqueros hacen un tiro continúo de flechas, los espadachines se tiran de un risco y le caen encima a los enemigos, mientras que los lanceros los estacan. Cada uno de estos ataques va subiendo de nivel conforme uses tus monedas para ello. Los upgrades cuestan poco a poco cada vez más dinero.

Los items que encuentras te ayudan para varias cosas, algunos te dan más ataque, otros más unidades y otros, como las bombas, simplemente los lanzas a los enemigos. 

El resultado de todo esto es un juego divertido, retador y estratégico en el que deberás pensar bien en cómo emplear tus recursos y dónde colocar a tus tropas, pero también en el que tendrás que actuar rápido ocasionalmente.

Gráficos minimalistas

El arte del juego es minimalista, así tus comandantes y las islas tienen un diseño sencillo y eficiente, pero uno que luce muy bien y tiene su propio tono. 

Las animaciones son muy buenas y, compaginadas con los excelentes efectos de audio sí te sentirás a mitad de una pelea reñida. Una de las cosas que más me gusta del juego es que el suelo de la isla se tiñe de rojo mientras más tropas venzas (por aquello de la sangre) y cuando sales de ella, en el mapa la miniatura de la isla aún tiene esas manchas. Es imposible no notar que ahí hubo una cruenta batalla.

Quizá una de mis pocas quejas es que la música, si bien es buena, es poco variada. Me habría gustado escuchar más cosas. 

También, podría haber algunas otras clases de unidades. Más variedad, a fin de cuentas. Quizá unidades que se muevan mucho más rápido o que sean lentas pero fuertes. Espero que el juego tenga actualizaciones a futuro. 

Por ahora, es una experiencia sumamente disfrutable. Excelente para cuando tienes algunos minutos que perder o un viaje que hacer (gracias a la portabilidad del Switch). Que dicho sea de paso, funciona bien, pero sí tiene algunos problemillas de frame-rate. Aunque parece que justo ayer salió un parche para arreglar este problema. 

Bad North no es un juego de estrategia en tiempo real súper profundo como Fire Emblem, pero tampoco uno tan simple que te aburra. Es el punto justo de dificultad. Ideal para partidas cortas.