En Death’s Door eres un cuervito que trabaja para el departamento de la muerte que lleva las almas al más allá. Es tu primer día en el trabajo, y te encargan ir por un Alma Gigante como tu primer encargo. Pero algo sale mal. Un gran cuervo gris se roba el alma que acabas de obtener y se la lleva. Tienes que obtenerla de vuelta, o si no, eventualmente, morirás.

Al hablar con el Cuervo Gris, te dice que no te puede devolver el alma que te robó, porque se ha ido a la Puerta de la Muerte. Una Puerta flotante bastante ominosa. Según el Cuervo, el alma que él está buscando está detrás de esa Puerta, y necesita abrirla a toda costa o morirá. Y ahora que el alma que tú buscas está tras esa Puerta, tú también debes abrirla.

Así inicia tu quest para reunir tres Almas Gigantes que te permitan abrir la puerta y sobrevivir. Pero desde luego, como suele suceder, las coas no son como parecen.

¡Ve qué pequeño eres!

Sé un fiero cuervito con una espada en Death’s Door

Eres un pequeño cuervito, que es hermoso, y hay que recalcarlo más de una vez. En el camino tendrás que luchar contra muchos enemigos que han pasado demasiado tiempo vivos, entre ellos una Bruja, un Rey Rana y una Gran Bestia.

Para ayudarte en tu quest tendrás tu espadita, además de magia. Inicias solamente con una flecha mágica que te ayudará a vencer enemigos a distancia, pero eventualmente tendrás más magia, y más armas.

El juego, pone bastante énfasis en el combate. Vencer enemigos con tu espada se siente muy bien. Cada golpe es conciso y claro, sientes que le pegaste a un enemigo cuando lo haces, lo que te permite entrar en un ritmo de batalla prácticamente de inmediato. También se siente cuando te pegan, y no tienes mucha vida, así que querrás evitar eso a toda costa.

El feel de combate me recuerda a Hollow Knight, el más grande honor que puedo conceder.

Además, aunque el juego tiene una dificultad elevada en cuanto a combate, nunca te castiga demasiado. No pierdes tus cosas al morir, por ejemplo, y siempre hay un atajo cerca para que vuelvas a intentarlo. No es frustrante, sólo divertido y emocionante entrar en batalla con bosses y enemigos fuertes.

Death's Door, un gran cuervo te da un regalo.

Resuelve retos y puzzles, muy al estilo Zelda

Una de mis cosas favoritas de Death’s Door es el diseño de su mundo. Todo él está interconectado en distintas áreas a través de un hub central. Por lo que explorar, encontrar secretos, túneles e ítems escondidos es una prioridad. Me recuerda bastante a Link to The Past, a pesar de que la perspectiva es isométrica y no top-down.

Además de este mundo interconectado también hay Dungeons que debes resolver y explorar. Cada uno de ellos te recompensa con una nueva herramienta (¿suena familiar?) que te permitirá explorar otros lugares y encontrar otros secretos.

Si te atoras, este calamar pretendiendo ser una persona, te dirá pistas.

Sin embargo no todo está escondido detrás de una herramienta o llave. A veces todo lo que necesitas son tus poderes de observación para llegar a los secretos – como un pasadizo escondido detrás de un arbusto o una pared, o simplemente un cambio de perspectiva.

Otros retos son puramente de combate, y tendrás que hacer uso de todas tus habilidades para salir con vida. Hermoso.

Y por cierto, los secretos y retos no acaban cuando vences al Final Boss, si no que habrá más que hacer una vez que lo hagas 😀

A veces los secretos tienen secretos.

Uno de los mejores indies del año, ¿o el mejor?

De todos los juegos indie que he jugado este año, éste ha sido mi favorito sin duda alguna.

No sólo el diseño de personaje es adorable, si no que también lo es el mundo, incluyendo su paleta de colores. Es un mundo compacto pero repleto de cosas por ver y hacer, que además te hace sentir inteligente y hábil cuando lo resuelves.

Éstos ni siquiera son todos sus títulos.

Es el tipo de juego que te hace querer jugarlo hasta que ya no haya absolutamente nada más que hacer. Lo acabé al 100% sólo porque no quería dejar de jugarlo, algo que me tomó alrededor de 20 horas. Seguramente se puede hace más rápido, pero di mil vueltas buscando bonitos secretos. Zero Regrets.

Lo mejor según Apolo

  • Eres un cuervito adorable con una espadita adorable.
  • El mundo es pequeño pero repleto de secretos en cada esquina.
  • El combate es muy divertido y retador, sin castigarte en ningún momento.
  • Un diseño de nivel impecable y hermoso.
  • Un largo post-game que te hará recorrer el mundo de nuevo con otra perspectiva.
  • Es adema´s muy gracioso, con un sentido del humor bastante bobo.

Lo peor según Shepi

  • No hay nada, es perfecto.
  • Bueno quizá algunos bosses (uno) es demasiado fácil.
Death's Door

Encuentra Death’s Door en Xbox o PC. ¡Juégalo! Es barato y hermoso.

Acá más reseñas.

Death’s Door en acción