Dragon Quest 1 y 2 son juegos que dan ganas de hacer juegos

Jugar Dragon Quest 1 para Switch y Dragon Quest 2 para Switch fue como regresar en el tiempo a una época más simple, pero sobretodo, a un tiempo en el que aún no se escribían las reglas.

¿Sabían que Dragon Quest es la seria de RPGs más longeva del mundo? Hasta tiene un Récord Guiness, y junto con Final Fantasy escribieron las reglas del RPG como los conocemos ahora. Ver lo poco que han cambiado esos menús, y los completo que estaba el juego desde su creación me hacen pensar que Yuji Horii es un genio que requiere y necesita un mayor reconocimiento del que tiene ahora.

Sí ya sé que es super reconocido, famoso y respetado ahora. ¡Pero necesita más!

Dragon Quest 1 para Switch
Spoiler: tú eres el descendiente de Erdrick.

Dragon Quest 1 para Switch, del pasado para ti

En Dragon Quest 1 juegas como el héroe, un descendiente del reconocido Erdrick, que debe salir al mundo a vencer al Dragonlord, una terrible criatura que se dedica únicamente a repartir odio y maldad por el reino.

Y luego haces justo eso. Cada conversación que tienes con los distintos NPC te dan pistas de lo que debes hacer, de una manera medio obtusa, a veces sutil, a veces directa. Tienes que aprender a saber exactamente qué quieren decir.

Usualmente sirve sólo seguir la dirección que te dicen hasta topar con el siguiente pueblo.

Yo aprendí esto a la mala, porque en lugar de ir al noroeste como me fue indicado, decidí cruzar el primer puente que vi. Los enemigos increíblemente fuertes debieron ser pista suficiente para mí y para regresar al pueblo, intentar otra dirección. ¡Pero no! Como nunca había jugado Dragon Quest pensé que estos juegos “así eran”. Despiadados, crueles, matándote a cada oportunidad.

Amigos lectores, no lo son. De hecho los enemigos fuertes han de haber sido la tercera o cuarta pista de que NO era por ahí, stubborn self.

En fin, a pesar del millón de vueltas que terminé dando (algunas de las bonitas comodidades de los RPG modernos simplemente no existían en ese entonces), lo disfruté enormemente. Con su historia sencilla y al punto, logró transportarme a ese otro mundo en el que soy un héroe que busca salvar a todos. Sin peros, sin “el malo eres realmente tú”, sin luchas políticas internas.

Eres un héroe. Salvas al mundo.

También fue muy bonito ver la evolución de Dragon Quest 1 a Dragon Quest 2.

Las diferencias entre Dragon Quest 1 y 2 son notorias

Por un lado, en Dragon Quest 2 ya eres capaz de tener compañeros de viaje, y tu primera meta será encontrarlos. En la primera parte me hicieron dar tantas vueltas que hasta risa me dio. Debes perseguir al príncipe Sigurd de un pueblo a otro en una comedia de enredos en la que él también te está buscando, pero sin éxito.

Luego deberás encontrar a la princesa de Moonbroke, en una historia marcadamente más triste. La princesa ha sido transformada en un perro por los malvados acólitos de Hargon, que buscan controlar y dominar al resto del mundo. Moonbroke ha sido arrasada, y ella es la única sobreviviente.

Con estas pequeñas historias lograron hacerme sentir una enorme empatía por lo que son básicamente pequeños pixeles. Ahora quiero un anime con el héroe, el príncipe Sigurd y la princesa Ginny. Díganme que existe.

Todo esto para decir que es un gran juego, un verdadero clásico, y uno que debían enseñar en clases de diseño de juego. Tiene cierta inocencia que otros juegos no tienen, y con pocos diálogos, unos cuantos pixeles y un combate bastante simple, logra transportarte a otro mundo y amar a estos personajes.

Sin duda es ahora uno de mis juegos favoritos, especialmente en el apartado de RPG retro. Toda una clase de game design en tan solo unas horas.

Sobre el estilo gráfico

El port de Switch se ve de este modo.

Dragon Quest 1 para Switch

Dragon Quest 2

Debo decir que a primera instancia no me gustó mucho. Me chocó que los pixeles de los personajes fueran de distinto tamaño que los pixeles del fondo (¡¿cómo es eso!?). No sé porqué tomaron estas decisiones.

Pero les diré que después de acostumbrarse hasta lo preferí, ya que es mucho más fácil distinguir el personaje del fondo y además ocupa una parte considerable de la pantalla. La letra es más grande por lo que es fácil leer rápido y sin confusiones. El arte original de Toriyama luce mucho más en estas escenas “vectorizadas” y deja mucho menos a la imaginación.

Puedes tener otra opinión. Por fortuna, hay varias versiones del juego de dónde escoger. ¡Usa la que mejor te acomode!

Muchas gracias a Square Enix por la copia de reseña de Dragon Quest 1 para Switch y de Dragon Quest 2 para Switch, sin las cuales no habría sido posible este texto.

Acá puedes ver un gameplay de Dragon Quest 2.