La adicción inesperada que me causa Civilization VI

Las personas que me conocen saben que prefiero los juegos de aventura a los juegos de estrategia. Y que aunque sí jugué Age of Empires II como el resto de los adictos que lo jugaron cuando salió, realmente no era mi hit. Creo que soy la única persona no emocionada por el remake de dicho juego.

Pero luego jugué Civilization VI.

La verdad sólo lo jugué porque estaba barato, y me dio curiosidad. Ni siquiera estaba muy segura de qué se trataba cuando lo descargué – sólo sabía que era de estrategia y tenías que empezar como el gobernante de una civilización.

Los inicios de mi adicción – aprender es lo divertido

Luego pasé HORAS ENTERAS iniciando y reiniciando partidas cuando me daba cuenta de que había hecho algo mal. Hasta que aprendí lo suficiente para llegar a mi primera victoria. Como 20 horas de juego después… casi seguidas.

Básicamente Civilization VI es un juego donde debes de optimizar tus recursos. Necesitas comida para que tu ciudad crezca, necesitas producción para poder avanzar como civilización, y necesitas oro para pagarle a tus unidades militares. Además debes ganar puntos de cultura, de ciencia, de fe. Es decir, ¡es un juego bastante complejo!

Y la verdad es que disfruté mucho aprender cómo funcionaban los diversos sistemas, qué posibilidades había y aprender de mis propios errores. Después de varias horas de juego y experimentación, ahora sé dónde poner mis ciudades, qué tecnologías investigar primero y qué personajes usar para ganar ciertos tipos de victoria.

Hacer crecer tu ciudad, como un bonsai – eso es Civilization VI

Pero la otra parte de que es más genial, al menos para mí, es ver mi ciudad crecer. Alimentarla y regarla como si se tratara de un arbolito hasta que va tomando forma y va creciendo.

De cierto modo, conforme vas avanzando en las eras, te llenas de orgullo de ver tu pequeño imperio virtual. Te dices a ti misma ¡yo hice esto! Esto sucede especialmente cuando juegas en dificultades más bajas, en la que los otros AI te dan la posibilidad de crecer a gusto y de evitar enfrentamientos.

Además es cooperativo y para mí, familiar

La verdad es que no disfruto tanto los juegos competitivos, sólo en casos muy específicos. La verdad es que me llenan de estrés y ansiedad. Ya sé, ya sé. No importa realmente, es un juego. PERO NO LO ES. Mis emociones no saben que no es real, ¿ok?

Entonces prefiero los juegos cooperativos, donde puedes relajarte y ver crecer tu ciudad.

Mi hermano es muy fan de Civilization y los juegos de estrategia. Esto es algo que normalmente no compartimos, como vieron en un inicio. Pero cuando escuchó que lo compré él también corrió a comprarlo. Así que ahora lo jugamos juntos. Hacemos equipo y le declaramos la guerra a otras civilizaciones juntos.

Y creo que es de lo que más disfruto <3 ¿Quién diría que conquistar el mundo podía darte momentos familiares?

También es un juego lento que ocupa muchas horas

Sí, lo estoy amando. Pero antes de comprarlo ten en cuenta que es un time sink. Es decir, cada partida puede tardar fácilmente 8 horas. OCHO HORAS.

Si no estás dispuesto a ocupar ese tipo de tiempo, te recomiendo que no caigas. No como yo.