Octopath es un indispensable en Nintendo Switch

Octopath Traveler es un juego creado por Acquire y Square Enix, y publicado por Nintendo. Se trata de un RPG que evoca a los juegos clásicos japoneses y que sigue la historia de 8 personajes distintos (por eso el nombre). Lo he estado jugando por algo así como 1 mes y aquí les cuento que me pareció. 

El Arte y la Música 

Lo primero que vas a notar de Octopath Traveler es su estética: una combinación de esos juegos de Super Nintendo con pixeles grandes y notorios y efectos de iluminación de un videojuego más bien realista.  Según Keisuke Miyauchi director del juego: 

Tomamos inspiración del pixel art de los RPGs que solíamos jugar, actualizándolos con tecnología moderna para crear escenarios ricos y variados que creemos que los jugadores encontrarán nostálgicos, nuevos y hermosos. 

De Nintendo

El arte sin duda logra su cometido. Los efectos de iluminación le dan una textura que no había visto antes al pixel art, con los que los creadores construyeron escenas bellas y conmovedoras, que construyen el mundo frente a tus ojos, y son precisos para contar el estado emocional de los personajes. El efecto es algo que tienes que experimentar.

La otra parte que es imposible ignorar de Octopath Traveler desde los primeros minutos de juego es la música. Yasunori Nishiki, el compositor del juego logra evocar (tal como el pixel art) a los RPGs clásicos y llena de emoción las batallas, así como de nostalgia las escenas que lo necesitan. Es épico. Es fantástico. Sólo escuchen esto:

El gameplay

Mucho del gameplay de Octopath está orientado al combate, el cual puede llegar a ser bastante retador con una colección de bosses bastante amplia. Como en un JRPG tradicional, el combate del juego es por turnos. Lo que quiere decir que tendrás tiempo de pensar en una estrategia antes de atacar a cada enemigo.

Adicional a esto, Octopath toma una mecánica un poco parecida al combate de Bravely Default y Bravely Second (ambos títulos desarrollados por el mismo estudio de Octopath Traveler) en donde tienes puntos llamados Boost que se acumulan cada turno y que mientras más “guardes” hacen que tus ataques sean más poderosos. Además, hay unos ataques sólo podrás utilizar si tienes tu boost al máximo.

Para aumentar el reto, los enemigos tienen diferentes debilidades en cuanto a las armas que uses o poderes mágicos. Así que tendrás que elegir tu ataque para que sí le haga daño.

De este modo, el combate se vuelve intenso y estratégico. Ofreciéndote miles de posibilidades para derrotar a cada uno de los bosses, y en verdad lo necesitarás. 

Los diferentes trabajos

Cada personaje de Octopath Traveler tiene un “trabajo”. Así, hay una clérigo, una cazadora, un ladrón, etc. Cada trabajo tiene una habilidad especial que puedes utilizar con los NPCs del juego para avanzar en la historia, hacer sidequests o simplemente por tu conveniencia. Por ejemplo, el ladrón puede robarle artículos a los personajes que pueden ser armas, armadura, etc; mientras que el guerrero puede retar a cualquiera y a veces te es útil para encontrar tiendas ocultas. 

Además de las habilidades fuera de combate, tienen un set de movimientos únicos a su trabajo. El clérigo puede curar, el ladrón robar HP, etc. Cada uno de tus personajes puede tener 2 trabajos, pero tendrás que encontrar unos altares en el world map para activarlos. Encontrarlos en general es fácil, pero hay 4 trabajos ocultos que para conseguir el trabajo tendrás que vencer a unos bosses muuuuuuy complicados.

Las diferentes combinaciones te dan todavía más estrategias para vencer a tus enemigos. 

La historia

Una de las cosas más extrañas de Octopath es la historia (no es que sea necesariamente malo) porque cada personaje tiene su propia narrativa independiente de las de los demás. Cada una tiene 4 capítulos que cuentan una historia completa.

Por ejemplo, el quest central de Ophilia es que tiene que ir a distintas iglesias en el mundo para hacer un ritual (porque ella es la clérigo), mientras que la cazadora tiene que encontrar a su maestro que se perdió en una cacería. Por supuesto que hay giros, algunos que te esperas y son súper dramáticos como buen JRPG, y otros que en verdad son inesperados e interesantes.

En general, las historias están bien, hay unas muy buenas y otras más flojas o que simplemente cumplen. Algo que es genial acerca de ellas es que la escala es menos épica que en otros JRPGs. Así, en lugar de estar salvando el mundo, estás siguiendo los sueños de una mercader o llevando a cabo una venganza personal. Al final, hay algunas historias que sí impactan un poco al mundo en el que se desarrolla Octopath y otras más bien mundanas. Como un slice of life de cada uno de los personajes.

La parte que no me gusta de esto es que al no tocarse las historias y al tener tan poco contacto entre los personajes, hay una disonancia entre el gameplay y la historia. Así, en las cinemáticas, verás como le ocurren cosas a los personajes como si tu party no estuviera ahí, pero ellos siempre aparecerán durante los combates. A veces este tipo de cosas sí rompió la inmersión en el juego.

Por otro lado, y aunque hay algunas conversaciones entre los personajes, muchos de ellos ni siquiera parecen interesarse por los demás. ¿Un JRPG en donde los personajes no son amigos?

Exagero, sí son amigos, pero los momentos en que parecen amigos sí son muy esporádicos.

Increíble para Switch

Octopath Traveler es un gran juego, exclusivo de Nintendo Switch y que además corre súper bien en dicha consola, tanto en modo dock, como tableta. De hecho, es posible que me guste mucho más jugar en modo tableta. El juego simplemente se lleva bien con este formato. Aunque igualmente ver los increíbles gráficos en TV es una muy buena experiencia.

Al final, este es uno de mis juegos favoritos del año y lo recomiendo mucho, sobre todo si quieres algo que te recuerde esos “buenos tiempos” de los JRPG de Super Nintendo.

La versión de PC

*Actualización del 7 de junio de 2019

Octopath Traveler salió hoy para PC. Lo jugué y el título es un muy buen puerto. Funciona de manera muy fluida y se ve tan hermoso como siempre.

Para jugar en PC puedes utilizar el teclado o un control, y debido al sistema de boost lo recomiendo mucho más en control. Después de jugar un tiempo se sentirá natural usar los shoulder buttons para activarlo o desactivar el boost.

Ahora bien, el juego no tiene nada adicional. Lo que estaba disponible en el Switch, es lo que encontrarás en esta versión. Si no lo han jugado, lo recomiendo mucho también en PC.

Los requerimientos mínimos para jugarlo son un procesador Intel Corei3, 4 GB de RAM y tarjeta gráfica AMD Radeon R7 260X. Si tu computadora tiene estas específicaciones o similares, podrás jugar el juego a 720p y 30 cuadros por segundo.

Yo lo jugué en una computadora con Intel Corei7, 8 GB de RAM y tarjeta gráfica GTX 950, y con esas especificaciones el juego funciona perfecto.