Lo primero que debes saber es que no debes tomarte en serio Maneater, porque eres un tiburón que se dedica a comer gente. Lo segundo que debes saber, es que para ser un juego en el que eres un tiburón que come gente, critica cosas con mayor aplomo y valentía que muchos otros juegos. Entre ellos el capitalismo, la destrucción ecológica y el Estado entero de Luisiana.

Pero bueno, estamos aquí para ser un tiburón comegente, y en eso cumple con creces.

Se un tiburón, cómete a la gente en Maneater

El juego inicia no contigo, si no con tu madre, un tiburón comehombres, que sirve como el tutorial. Eres un poderoso tiburón toro que destruye botes como si fueran de vidrio, pero que en el último momento es atrapado por un hombre llamado Scaly Pete.

Scaly Pete no es exactamente una buena persona, y cuando atrapa a tu madre la abre de tajo, saca al bebé tiburón que estaba por nacer (tú) y lo marca, diciendo que es para encontrarlo más tarde y matarlo. Psychopath shit, básicamente.

Tú, antes de regresar al agua, logras comerte su mano. Dulce venganza.

Por lo tanto inicias el juego siendo un pequeño tiburón bebé, que si no se cuida, puede ser comida de caimán. Poco a poco vas comiendo más y más criaturas, hasta crecer y convertirte en un increíble tiburón terrorífico. Es como Snake, excepto que eres un tiburón.

Inicia en el pantano y luego conquista el océano

Como tiburón bebé inicias en las aguas del pantano de Luisiana, el bayou (o una parodia de tal lugar). En un inicio tienes pocas habilidades y fuerza, así que ten cuidado con básicamente todo. Conforme vas comiendo peces, subirás de nivel y crecerás, y con eso podrás aventurarte a otras aguas.

Esta estructura se mantiene durante todo el juego. Empiezas en un área, la conquistas poco a poco cumpliendo distintas misiones, y luego puedes mudarte a otras áreas.

El tipo de misiones disponibles varía: puedes desde comer distintos animales presa para que salga el depredador Apex y matarlo, encontrar landmarks, o comer humanos.

Si comes humanos subirá tu “Nivel de Amenaza” y por tanto comenzarán a buscarte los cazadores de tiburón. Que la verdad son una buena fuente de comida, por lo que a veces conviene antagonizar a los humanos sólo por eso. Entre más los antagonices, llegarán más cazadores cada vez más fuertes. También cómetelos.

Si prueba ser demasiado para ti, no te preocupes. Siempre puedes sumergirte y huir, mientras buscas presas más fáciles que te recuperen vida.

Jaja el segundo piso no puede salvarte de mí

El combate en Maneater

Eres un tiburón. Los tiburones básicamente sólo pueden morder, pero aquí también tendrás un ataque extra: los coletazos. También podrás evadir, saltar y lanzarte contra los objetos y darles con la cabeza.

Pero en general morder será tu principal arma.

Contra presas y humanos bobos, la verdad es que te los puedes zampar prácticamente de un solo bocado al presionar el botón de morder (en mi caso, ZR). Cada que quieras morder tienes que picar el botón, y cuando eres pequeño tienes que morder muchas veces, así que espera spamear ese botón.

Así que en general el combate es bastante bobo. Basta con evadir de vez en cuando y morder siempre que puedas. Aunque con los depredadores Apex se puede poner un poco más complicada la cosa, y entonces sí tendrás que tener cierto timing, evadir en el momento correcto, y morder solamente cuando tengas una oportunidad. Pero es lo menos, no les voy a mentir. En general sólo muerde y estás del otro lado.

Otra cosa importante es que a diferencia de los tiburones reales, tú puedes hacer flop sobre la tierra como un magikarp, comerte algunas personas y luego regresar al agua antes de que se te acabe el aire. Increíble. Una joya. De verdad de lo más gracioso que he visto.

En late-game el bombate se pone un poco más interesante.

Un juego divertido, con un gran sentido del humor: eso es Maneater

Sinceramente disfruté mucho ser un tiburón. Una de mis cosas favoritas era pasar junto a los humanos y hacerlos gritar, lol. Sin comerlos. A veces. A veces los asustaba y luego me los comía.

Es un humor un poco psycho, pero muy divertido. Sin embargo, más allá de eso, el juego está muy gracioso. Está escrito como si fuera un documental/reality show, por lo que usualmente está narrando lo que estás haciendo de maneras graciosas. O dándote facts de la naturaleza que en realidad no querías saber, como que los delfines juegan con su comida cruelmente.

También critica frecuentemente la destrucción ecológica hecha por gobiernos y empresas, ya que muchas landmarks son tal cual basura tóxica echada al río o al océano por corporaciones y te lo dice con todas sus letras. Todo esto dicho con un tono institucional sarcástico que de verdad me hizo reír varias veces.

Así que sí, eres un tiburón comehombres, pero no se queda sólo en eso.

Conviértete en un monstruo

A diferencia de otros tiburones, tú eres un tiburón especial que se puede quitar y poner mutaciones. Éstas mutaciones te las dan de distintos modos, ya sea a través del modo historia, pero también por recolectar coleccionables, vencer depredadores Apex, entre otras cosas.

Tu mutaciones se separan en dos, principalmente. Por un lado, puedes ser un tiburón con armadura de hueso que hace mucho daño a botes, o un tiburón bio-eléctrico que hace daño con electricidad a gran cantidad de oponentes. La que te pongas dependerá de tu gusto.

Ponerse y mejorar tus mutaciones será importante para volverte más fuerte y vencer a enemigos más grandes y fuertes que tú.

Estoy consciente de que no terminé con todas las mutaciones disponibles (al final del juego tenía 16 de 26), pero me hubiera gustado ver más variedad en estas mutaciones. Tener sólo dos principales (más algunas de apoyo) se siente algo limitante para ser un tiburón mutante como éste.

Maneater

El temido aspecto técnico, en Nintendo Switch

Nunca había jugado Maneater, así que no les puedo decir exactamente cómo se compara con las otras plataformas. Todo esto concierne únicamente a la versión de Nintendo Switch.

El juego en general se ve bastante bien. Pueden ver por las imágenes que tiene lindos colores, las escenas bajo el agua se ven lindas, y el modelo del tiburón conserva su look de otras plataformas. Fotografía muy bien, vaya.

Y de hecho también funciona, en general, bien. No está a la mayor resolución, como es de esperarse en el Switch, pero no se ve nada mal. Y al inicio del juego, todo iba muy bien y fluido, solamente con algunos bajones de cuadros por segundo notorios pero no demasiado molestos.

Los verdaderos problemas empezaron en late-game, cuando yo era ya un tiburonzón, y por lo tanto me estaba enfrentando frecuentemente a MUCHOS cazadores la vez, entrando y saliendo del agua, y usando mis poderes eléctricos. En algunos momentos el juego decidió que no era un juego si no una presentación de power point, e iba a 10 cuadros por segundo en ocasiones.

Esto no pasaba todo el tiempo, pero lo suficiente para que hasta catpower dijera “por qué de repente va a dos cuadros por segundo tu juego”.

Quiero pensar que también fue porque llevaba como 8 horas jugando Switch y ya estaba muy caliente, lol. Pero quiero que sepan que aunque es “jugable” no correrá como la mantequilla todo el tiempo.

Además, en algunas áreas se detenía uno o dos segundos para cargar, porque si ibas muy rápido no alcanzaba a cargar el resto del área. Molesto, pero no lo suficiente para llorar.

Breve, gracioso y diviertido, así es Maneater

El juego me tomó unas 12 horas de completar. Esto hablando solamente del modo historia + algunas misiones extra. Si quisiera, quizá le podría sacar otras 4-6 horas. Me parece que es una buena longitud para contar la historia que querían contar y mantener fresca la experiencia de ser un tiburón. Sólo hay cierto número de cosas que puedas hacer y comerte mientras eres un tiburón, después de todo.

Es además, divertido (increíble como grita la gente antes de comértela) y gracioso (gran guión). Si buscas un juego que puedas disfrutar y completar en un fin de semana, en el que no tengas que pensar mucho y aún así pasártela muy bien, piensa en Maneater. No todos los días se es un tiburón comehombres.

Lo mejor según Apolo

  • ¡Por fin soy un gran depredador!
  • El tiburón da mucho miedo y se come a la gente muy violentamente. Me gusta.
  • Las animaciones del tiburón están increíbles. Realmente te sientes como un depredeador del mar.
  • ¡No sólo comes humanos! También puedes comerte a otros tiburones y hasta ballenas.
  • El combate puede ser estratégico con algunos oponentes, como la orca. Estúpida orca.
  • Sí me reí con sus narraciones de documental.

Lo peor según Shepi

  • ¿Cómo es eso de que sólo hay dos principales mutaciones? ¡Son muy pocas! Yo quería más superpoderes de tiburón.
  • El combate es muy bobo. Básicamente sólo muerdes a todo lo que se te pone enfrente y ya.
  • No me gustó jugar en portátil. El botón de morder está en ZR y hace mucho ruido y es incómodo. ¡Y se puede configurar los botones pero no quiero!
  • El área del pantano está super fea y ni se ve nada. No fue un buen inicio para mí.

Acá más reseñas.

Maneater boxart switch

Maneater está disponible para Nintendo Switch, Xbox, PlayStation y PC. Esta reseña habla exclusivamente de la edición de Nintendo Switch.