The Surge 2 es el souls-like sci-fi que todos merecemos

El primer The Surge era un juego con potencial que no logró llegar a la grandeza. Sus controles eran algo torpes y sus boss fights quizá demasiado difíciles (me atoré en una y por eso nunca lo acabé). Pero su secuela, The Surge 2, soluciona todos esos problemas, y más aún, convierte a The Surge en una franquicia digna de seguir.

¿De qué trata?

Eres un personaje misterioso que sobrevivió a un avionazo hace algunos meses. Despiertas en una cama de hospital en una estación de policía que ha sido atacada y destruida. Poco a poco te enteras de que la ciudad está sumida en la catástrofe por culpa de los nanites – pequeñas computadoras que han tomado el control de las máquinas y las personas. (Esto viene del primer juego, pero te explican lo que necesitas saber.)

Sales a explorar la ciudad para enterarte de qué está sucediendo y sobrevivir. Todo mientras intentas descubrir quién eres, y cuál es tu relación con los susodichos nanites. Es un misterio sci-fi que empuja la historia hacia adelante, aunque sin introducir conceptos particularmente innovadores. De cualquier modo funciona, pues. Lo importante aquí es:

El combate que hace o deshace a un juego

Cuando se trata de souls-like, lo más importante es el combate. Si el combate no es interesante por sí mismo, si no se siente bien, no tiene mucho punto jugar un título así.

Por fortuna el combate en The Surge 2 tiene un ritmo y un flujo que son una delicia. Éste está centrado principalmente en parrys. Para lograr un Parry, debes reflejar el ataque de tu enemigo en el momento justo mientras estés bloqueando, al mover la stick en la dirección en la que viene el ataque.

Todo es cuestión de timing, como sucede con los reflejos de ataques en todos los juegos. Sin embargo, el juego hace mucho para ayudarte a conseguir esos parries. Tiene una interfaz que te indica de dónde viene el ataque y si estás haciendo bien el timing de tu reflejo – algo que puedes activar o desactivar, dependiendo de la experiencia que quieras tener en el juego.

Hacer buenos reflejos es super importante, porque sucederán varias cosas al mismo tiempo si lo logras. En primer lugar, obtendrás mucha energía que llenará tus baterías. Las baterías las puedes usar para diversidad de cosas, pero la principal es: recuperar vida. En segundo lugar, esto dejará completamente abierto a ataques al enemigo, y harás daño a un ritmo acelerado. Si quieres derrotar un enemigo rápido, lo mejor que puedes hacer es tener reflejos efectivos.

Si un enemigo que te agarra desprevenido puede hacerte una inmensa cantidad de daño, especialmente en niveles bajos. Bastarán dos o tres ataques para que destruyan tu barra de vida. Por lo tanto, atacar a varios enemigos al mismo tiempo es suicidio. Don’t do it. Pero bueno, si aprendes a bloquear y reflejar, esto se vuelve mucho más fácil.

The Surge 2
Por cierto, también tienes un drón que puedes usar para atacar enemigos remotamente. Lo usé poco, pero resultó útil circunstancialmente.

Otra cosa que contribuye mucho al excelente ritmo de pelea son las ya mencionadas baterías. Atacar y defender efectivamente te dará energía para llenar tus baterías. Luego puedes usar estas baterías para usar “inyectables”. Éstos pueden modificarse en tu menú, pero el que más usé y el más importante, sin duda, es el de recuperar vida.

En The Surge 2 no tienes que ir a una Med-Bay (como la fogata en Dark Souls) para recuperar vida y rellenar tus “inyectables”. Una buena batalla, sin errores, será suficiente para que llenes tus baterías y tus inyectables, dándote la oportunidad de seguir jugando por más tiempo. Esto incluso si en algún punto cometiste un error garrafal que te dejó en críticos.

Es un juego que te recompensa de inmediato por jugar bien, y también te da la oportunidad de jugar de una manera mucho más agresiva, sabiendo que siempre puedes recuperar vida. De hecho para algunos enemigos esto es una estrategia viable, siempre y cuando calcules bien el daño que te hacen y el ritmo al que puedes recuperarte.

Además, el combate se siente fluido y satisfactorio, con gran diversidad de armas y combos por hacer.

Esto, aunado a un gran cantidad de armaduras e implantes para personalizarte, hacen que el juego se sienta BIEN. Como algo que puedes hacer durante mucho tiempo.

Corta piernas y brazos, que los vas a necesitar

Para obtener nuevas armas y pedazos de armadura, tendrás que hacer algo en particular: cortarle pedazos a tus enemigos.

En una mecánica que regresa de The Surge, tendrás que enfocarte en una sola parte del cuerpo de tu oponente para hacer el mayor daño posible. Cuando ésta haya obtenido suficiente daño, podrás hacer un finisher para cortarle esa extremidad, cabeza o cuerpo.

Hay bastantes armaduras de dónde escoger.

Tendrás que hacer esto para reunir todas las partes de armadura y armas que quieres, cada vez que encuentras a un enemigo nuevo. Cortarle algo nuevo a alguien te recompensará con el esquemático para construir esa parte de armadura o esa arma. Así, te conviene buscar activamente nuevos enemigos, y buscar maneras nuevas de matarlos.

Es como atrapar Pokémon, pero cortando pedazos de tus oponentes. Yep.

Es un juego a pequeña escala, pero con mucho corazón

Como un Souls-like, tendrás varias áreas interconectadas qué explorar. Sin embargo, no esperen MUCHAS en cuanto a cantidad. En general sólo hay 4 o 5 grandes áreas que ver, aunque con vericuetos, bosses y particulares que las hacen especiales. Además, a los largo del juego te irán dando nuevas habilidades que te permitirán abrir otros caminos o secretos en áreas que ya visitaste.

Sin embargo, si prefieres un mundo gigante por explorar, u odias el backtracking, quizá encuentres más cosas desagradables en el juego que yo. Sí hay backtracking, aunque éste es limitado, e incluso si visitas las mismas áreas éstas son algo distintas debido a -situaciones- que son spoilers. Pero existe.

Además, este mundo sci-fi post-apocalíptico está muy bien ambientado, con un look grunge metal que la verdad está realizado con amor. No olviden que se trata de un juego indie, así que aunque está hecho a pequeña escala, está hecho con gran ojo para el detalle y bastante personalidad.

Las boss fights pueden ser abrumadoras

En el único punto donde te sientes completamente abrumado es en las boss fights, especialmente contra bosses gigantescos como la araña o el robot gigante.

Como dije, dos o tres golpes pueden ser suficientes para destruirte, y esto es aún más cierto durante las batallas con bosses. Antes de encontrar una estrategia viable contra cada uno de ellos, durarás literalmente segundos en batalla antes de que te maten, especialmente si no has hecho lo propio para mejorar tu armadura.

Sin embargo, éstos no son para nada imposibles, y mantener la calma hace mucho para ganar la batalla. Así que si sientes que no puedes, tómate un respiro, aléjate un poco, y observa sus patrones de ataque.

Aunque en la mayor parte del juego los reflejos de ataques son la mejor estrategia, en las boss fights esto no es siempre cierto. A veces huir y mucha paciencia son la clave para ganar. En última instancia, internet tiene estrategias para sobrevivir jaja. Sí, sí las vi en algún punto, perdón.

¿Debería jugar The Surge 2?

Si son fans de los souls-like, y Sekiro dejó un vacío en su corazón, diré que definitivamente sí. Yo tardé alrededor de 30-40 horas en llegar al final, lo cual considero una gran inversión de mi tiempo. Si eres mejor que yo (muy probable), quizá puedes recortar ese tiempo a 20 horas, pero aún así es muy disfrutable. Y creo que el estudio merece reconocimiento por hacer su propia innovación dentro del género.

Yo estoy aquí ya esperando un The Surge 3 en unos años – con suerte en una escala mucho más grande que me permita explorar el resto de su mundo. El combate, que es lo más difícil de conseguir, ya está hecho.

The Surge 2 ya está disponible para PS4, Xbox One y PC. Fue desarrollado por Deck 13 y publicado por Focus Interactive. Ésta reseña representa la edición de PS4.